¿Sabías que Chespirito también era deportista?

Si bien todos recordaremos a Roberto Gómez Bolaños como el creador de El Chavo del Ocho y el Chapulín colorado; hay otras facetas de su vida personal que no son tan conocidas por mucha gente. Con propósito de los Juegos en Río que arrancan en agosto, aquí les contamos un poco del Chespirito deportista.

Chespirito gorra Chanfle penal

Desde pequeño, Chespirito se caracterizaba por ser no-precisamente- muy-alto, situación que lo llevó a tener que demostrar que no sería objeto de burla o agresiones por parte de otros; así que se dedicó al box. En sus historias, contaba que incluso ganó torneos de box en secundaria, le ganaba a tipos más altos y, aparentemente, más fuertes pero lo suyo era la rapidez tanto de puños como de pies. Sin embargo, conforme creció se dio cuenta de lo horrible que era golpear a otro ser humano por placer. Así, con esas palabras textuales lo decía él... por lo que colgó los guantes.

Y como era de imaginarse; también fue futbolista. No profesional pero competitivo y, de igual manera que con el box, su fortaleza era la velocidad y la habilidad. El futbol le gustaba jugarlo y verlo. Empezó siendo aficionado a las Chivas pero contaba que una vez conoció a unos jugadores algo prepotentes así que se convirtió en Americanista. En “El Chanfle” demuestra su afición y sus valores que, curiosamente, reflejan por qué se fue alejando poco a poco del futbol en la vida real: le molestaba en lo que se fue convirtiendo con el paso de los años: marrullería. Detestaba que un jalón de camiseta fuera utilizado como recurso e incluso justificado por jugadores y comentaristas. No soportaba que los jugadores fingieran faltas y que, encima, también era tolerado y hasta bien visto como “parte del juego”. Pero afortunadamente, a diferencia del box, el amor a un equipo de futbol no es racional. Podría no estar de acuerdo en muchas cosas pero al final, no se perdía un partido del América o de la selección mexicana, incluso fue invitado especial unas veces a partidos en vivo y otros programas de deportes, incluyendo “La noche del Diez” con Diego Armando Maradona.

 Chespirito y Maradona en "La Noche del Diez"

En épocas de juegos olímpicos disfrutaba de otros deportes y estaba al pendiente del medallero mexicano. Si bien tuvo un par de desencantos, al final del día Roberto Gómez Bolaños era muy deportista. El Chanfle gira alrededor del futbol pero aún tanto en El Chavo del Ocho como en El Chapulín Colorado hay episodios donde practican algún deporte pero... honestamente, no me acuerdo de todos. ¿Les suena alguno a ustedes? Compártanlo en los comentarios.



Comentar en este Post (1 comentario)

  • Graciela dice...

    Cada cuatro años, duante los Juegos Olímpicos, la vida se detenía y él se instalaba frente al televisor a disfrutar con pasión cualquier deporte que se transmitiera. Sus favoritos eran el atletismo, los clavados, la gimnasia… Y desde luego el fútbol. Conocía las reglas, las dificultades, los competidores, las tradiciones y la historia. Su cultura y su entusiasmo eran infinitos y contagiaban. Convivir en familia en torno al deporte era uno de los mayores placeres que la vida le brindaba

    06 agosto 2016

Deja un comentario

Los comentarios serán aprobados antes de publicarse